top of page
Buscar
  • Foto del escritorEsther García Lanzas

EL CEREBRO DE UNA PERSONA CON TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA (TCA)

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) están cada vez más presentes en nuestro día a día. Es por ello que es de suma importancia abordar este tema y concienciar a las personas sobre los aspectos que conlleva.

En este artículo nos centraremos en qué pasa en el cerebro de una persona con TCA. ¿Funciona igual que el de una persona sin TCA?

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son considerados como patologías psiquiátricas que se caracterizan por la preocupación excesiva relacionada a la apariencia y peso corporal. Pueden estar relacionados más comúnmente a la ingesta mínima de alimentos o a la ingesta excesiva de estos, entre otros. Aunque la Anorexia y la Bulimia son los trastornos más conocidos, es importante saber que existen más que solo estos últimos, como por ejemplo el Trastorno por Atracón, la vigorexia, entre otros. Hoy en día, los TCA son una temática que genera mucho interés en investigadores ya que ha habido un repunte de casos en los últimos años, sin embargo, aún se sabe poco sobre la fisiopatología de estos mismos, es decir, qué pasa exactamente en el cerebro de una persona con TCA o en recuperación de un TCA.

Si bien la causa de los TCA ha sido atribuida más a los factores psicosociales, varios estudios han comprobado que el desarrollo de los TCA inicia en el cerebro. Factores como la genética son considerados como factores de riesgo, pues la Anorexia Nerviosa (AN) y la Bulimia Nerviosa (BN) son altamente heredables. Estos factores genéticos aumentan de un 50 a un 80% el riesgo de padecer un TCA. Otros factores como la desnutrición, también pueden transformar la alimentación normal en una alimentación patológica. Ahora bien, para entender bien cómo funciona el cerebro de estos pacientes, hay que saber antes cómo funciona el cerebro para modular el hambre-saciedad en una persona sana. Primero, ¿qué es el hambre?, pues es esa sensación que está asociada al deseo de comer, acompañado de efectos fisiológicos como contracciones rítmicas del estómago y agitaciones que impulsan esa búsqueda de alimento. El apetito ayuda a la persona a escoger la calidad del alimento que se va a ingerir y de esta forma, si la búsqueda de alimento es eficaz, entonces se produce un efecto de saciedad. En este proceso encontramos el hipotálamo, encargado de la regulación apetito-saciedad. De igual forma, entran en juego los sistemas de recompensa de nuestro cerebro. Así, los sabores dulces activarán los sistemas del cerebro del placer, mientras que lo amargo y lo ácido activarán los sistemas de aversión. Sin embargo, los mecanismos del sistema mesolímbico que están involucrados en la recompensa de la comida, pueden contribuir a generar deseos obsesivos (en este caso, comer en exceso o querer bajar de peso excesivamente). ¿Qué pasa ahora en una persona que tiene un TCA? Se puede observar que presentar anormalidades a nivel de la serotonina puede llevar a una desregulación en el apetito. Así mismo, encontramos en pacientes con TCA y en recuperación de TCA que hay una presente disfunción de lo que llamamos monoaminas, conocidas como dopamina, adrenalina, noradrenalina e histamina. En un estudio realizado en donde se escanearon los cerebros de mujeres con Anorexia Nerviosa (AN) y Bulimia Nerviosa (BN), se observó que los circuitos cerebrales involucrados en el procesamiento de recompensas estaban menos activos cuando ganaban, pero más activos cuando perdían. Por lo tanto, se puede observar que la dopamina de estas personas está alterada, siendo esta una pieza importante del sistema de recompensas. Esta dopamina está altamente ligada con comer (sobre todo alimentos agradables). En los TCA, la actividad de dopamina se altera de manera opuesta, ya que cuando la persona come, en lugar de desencadenar placer, desencadena ansiedad. Entre otros estudios, se ha demostrado que las personas con AN tienen peores resultados que una persona sana en diferentes controles, incluyendo la memoria. A pesar de que aún no se sabe mayor cosa sobre la neurobiología de los TCA, se sabe que estos últimos comparten cierta neurobiología con el resto de las adicciones.

En conclusión, los TCA también tienen un factor cognitivo, pues el cerebro funciona de forma diferente al de una persona que no lo padece. A pesar de todo lo expuesto previamente, los TCA también se pueden prevenir o tratar con el tratamiento adecuado. Así como hay factores de riesgo como la genética y la desnutrición, hay factores como una correcta regulación emocional, educación nutricional, rodearse de un entorno sano (amigos, familia, pasatiempos, etc), una buena autoestima, que son factores protectores para prevenir un TCA. En la misma línea, las recuperaciones de estos TCA están en un 60% para pacientes con AN y un 45% para personas con BN. A raíz del aumento de casos de TCA en los últimos años, cada vez hay más estrategias e investigación sobre el tratamiento de estos, para así lograr detectar los riesgos a tiempo o intervenir cuando sea necesario. El proceso de recuperación no es lineal y se ve y vivencia de forma diferente en cada persona. Si estás en un proceso de recuperación de un TCA o conoces a alguien que lo está, ¡sigue así!.


Cristina Paredes

Psicóloga

Referencias: Apta_admin. (2022, 6 julio). ¿Qué sucede en el cerebro de una persona que vive con un TCA? Fundación APTA. https://fundacionapta.org/que-sucede-en-el-cerebro-de-una-persona-que-vive-con-un-t ca/ Berridge, K. (2009). ‘Liking’ and ‘wanting’ food rewards: brain substrates and roles in eating disorders. Physiology & Behavior, 97(5), 537-550.

https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2009.02.044 Elsevier. (s. f.). Los centros nerviosos que regulan tu hambre y alimentación. Elsevier. Connect. https://www.elsevier.com/es-es/connect/ciencia/los-centros-nerviosos-que-regulan-tu- hambre-y-alimentacion Jaurégui-Lobera, I. (2013). Neuropsychology of eating disorders: 1995–2012. Dove Press Journal. https://www.dovepress.com/getfile.php?fileID=15640 Mishra, A., Anand, M., & Umesh, S. (2017). Neurobiology of Eating Disorders - An Overview. Asian Journal of Psychiatry, 25, 91-100. https://doi.org/10.1016/j.ajp.2016.10.009 Reig, A. A., & Reig, A. A. (2023). El TCA de larga evolución. SOM Salud Mental 360. https://tca.som360.org/es/articulo/tca-larga-evolucion

52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page